Cueva de las Gambas, espectáculo en Lanzarote

 

La inmersión nos lleva hoy a Puerto del Carmen (Lanzarote), la Cueva de las Gambas es nuestro objetivo. La cueva está a escasos de un muelle del que nos tiramos con sumo cuidado, aleteando por la superficie hasta que llegamos a unos peñascos que nos sirven como baliza para iniciar el comienzo de la inmersión.

A partir de aquí un descenso de 45 metros que será el suelo de esta inmersión y la entrada a la apasionante Cueva de las Gambas. Es un agujero de tamaño bastante reducido, el cual tiene capacidad para albergar a dos buceadores a la vez. El fondo es arenoso, lo que hizo que tuviésemos que tener cuidado a la hora de aletear excesivamente. La sorpresa comienza nada más entrar con tres meros de buen tamaño y que nos acompañan hacia el interior de la cueva. Unos solos centímetros de ellos nos separan, casi rozando nuestras mascaras.

En poco tiempo nos dimos cuenta de que la luz de los focos que portamos, hacían más fácil para los meros descubrir a las gambas, las cuales cubrían la pared totalmente. Auténtico espectáculo visual. El único punto negativo es que entre nosotros aleteando y los meros haciendo su trabajo, en dos minutos la cueva perdió la mayor parte de su visibilidad.

La salida fue más por intuición que otra cosa, a la hora de salir teníamos en frente con un banco de bogas , un colorido pejeperro y bastantes viejas. Desgraciadamente el ordenador apretaba y tuvimos que comenzar el ascenso, las anguilas jardineras en el extenso arenal se escondían a nuestro paso.

Al llegar a la superficie tuvimos tiempo de saborear un descenso que había supuesto una sorpresa, aunque ya nos habían contado de la belleza de un descenso que deja con ganas de repetir. Nos vemos bajo el agua…

Pin It on Pinterest